C\España, 6
29640 Fuengirola, Málaga
Dirección Estanco Luque Fuengirola
952 47 41 79 Número de Teléfono Estanco Luque Fuengirola
40 aniversario - Estanco Luque Estanco Luque Estanco Luque Estanco Luque
¡Estamos de celebración!
40 años de experiencia ofreciendo la máxima calidad.
Disponemos de gran variedad de tabacos
¡Encontrará la marca que buscabas!
Cohibas, Montecristo, Partagás, Farias...
Marcas nacionales y extranjeras
Vinoteca, Regalos
No todo es tabaco, venga y descubrálo!

EL TABACO | LA CATA 1 2 3 4 | LA CONSERVACIÓN Y EL AÑEJAMIENTO | COMPRA DE TABACO

Estanco Luque - Estanco en Fuengirola

» El tacto del cigarro: Después, de medir su longitud y diámetro para conocer con exactitud a la vítola de galera que pertenece el cigarro, procederemos a anlizar con la yema de los dedos, pasándolos por todo el cuerpo del cigarro para analizar la buena distribución del tabaco.

No debe estar ni muy duro, ni muy esponjoso, que indicaría poco tabaco en su interior; así como no debemos percibir huecos o nudos en su interior, que dificultaría el tiro y combustión del cigarro.

Y para analizar su óptima conservación, con las yemas del índice y el pulgar apretaremos en el centro del puro(nunca en la cabeza o en el pie), sin rotarlo para evitar la rotura de su estructura interior, y notando una resistencia similar al de un tapón de corcho, para después recuperarse por si mismo. si cruje, está demasiado seco y si se hunde mucho y tarda en recuperarse, demasiado húmedo y espojonso, signo inequívoco de un pésimo tiro.

» El séntido del oído: el lamento del cigarro: De entre todos los sentidos que se utilizan en la degustación, el oído es el que menos interviene, al igual que en el vino, aunque si estudiamos a los clientes de un restaurante en la sobremesa o de un estanco cuando van a comprar, descubrimos la importancia que le dan muchos aficionados.

Lo primero que hacen nada más escoger el cigarro, es ponerlo junto a la oreja mientras le hacen crujir las tripas, y si el lamento es sonoro, similar a cuando pisamos hojarasca, vemos la sonrisa de felicidad en sus labios por haber seleccionado el cigarro idóneo. La realidad es que el cigarro elegido, al fumarlo, desarrolla un humo caliente y picante, que oculta los matices aromáticos y gustativos de la ligada real del cigarro, pues está demasiado seco.

Para saber si el cigarro que hemos elegido está bien de humedad, primeramente debemos fijarnos en que la capa esté bien estirada y tersa, con un ligero aspecto sedoso, pues solo el cigarro bien conservado durante meses exuda un aceite que le da un aspecto brillante. Después lo tomaremos entre los dedos índice y pulgar, por el centro del cigarro, sin rotarlo, y al presionarlo, con suavidad, notaremos que las yemas se hunden un poco, e inmediatamente recupera su forma inicial, sin realizar ningún crujido, con un tacto similar al de un tapón de corcho.


[ Siguiente >> ]